La competitividad de la economía española es, posiblemente, el reto más importante que tiene por delante el país a pesar del escenario político abierto definitivamente tras la formación de gobierno.

Esta infografía del informe trimestral de análisis del Círculo de Empresarios pone de manifiesto con claridad meridiana los desequilibrios que lastran la competitividad de la economía española y el camino que hay que andar hasta entrar en el grupo de los países más competitivos del mundo.

Una vez más, se puede comprobar cómo la tasa de paro -el mercado laboral- es el talón de Aquiles de la economía, colocándonos en el puesto 62 de 141 países. Una anomalía inadmisible.

 

 

Ahora que parece que se va a derogar la actual legislación laboral, hay que preguntarse si solo se trata de ello, de eliminar una simple norma, o de reformular a fondo la legislación laboral al completo, comenzando por el  Estatuto de los Trabajadores y el conjunto de políticas que influyen en el marco del empleo -en cualquiera de sus ámbitos, económico, jurídico, social, etc- para impulsarlo y, de paso, reimpulsar la economía española para adaptarla al tiempo en el que vivimos.

Es decir, si vamos adelante con decisión o simplemente nos damos la vuelta para meter la cabeza en la arena, en el mejor estilo del avestruz.