El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) publicó a finales de febrero un documento bajo el título Desinformación en el ciberespacio, que ha sido elaborado por el Centro Criptológico Nacional (CNN) para que los ciudadanos puedan detectar las denominadas “fake news”.

El documento, importante y valioso como elemento de comunicación, advierte de los efectos para nuestro país, sus instituciones y sus empresas.

Tal y como se explica en la introducción, “España sufre diariamente tres ciberataques de peligrosidad crítica o muy alta contra el sector público y empresas estratégicas. Algunas de estas acciones ofensivas tienen su origen, principalmente, en otros Estados que tienen entre sus propósitos debilitar y comprometer la capacidad económica, tecnológica y política de España en un mundo cada vez más complejo, competitivo y globalizado”.

 

 

El asunto es complejo y merecedor de la máxima atención. De hecho, en 2017, el Ejecutivo ya elaboró y puso en marcha la denominada “Estrategia de Seguridad Nacional” en la que incluía “de manera explícita la amenaza de acciones híbridas como uno de los principales retos de seguridad a los que debe hacer frente el país”.

De hecho, se recogía que la amenaza podría venir de “agentes estatales” y “no estatales” combinados en el empleo de “medios militares con ataques cibernéticos, elementos de presión económica o campaña de influencia en las redes sociales”.

Un escenario geopolítico en el que la comunicación -para emplear las técnicas de desinformación y manipulación tradicionales- ha dado un paso inimaginable gracias al universo digital.

Les recomiendo vivamente la lectura, atenta y cuidadosa, del documento. Como final, incluye un decálogo de “seguridad frente a las campañas de desinformación”, que debería ser de enseñanza obligada.

Resumen de mi artículo “La desinformación en el ciberespacio” publicado en la edición de marzo de 2019 de Agenda de la Empresa